Tú y yo

“Tú y yo vivimos en una relación que valoro y quiero conservar. Sin embargo, cada uno de nosotros es una persona diferente con sus propias y únicas necesidades y el derecho de satisfacerlas.

Cuando tú tengas problemas para llenar tus necesidades, trataré de escucharte con una aceptación genuina, con el objeto de facilitar que encuentres tus propias soluciones en lugar de depender de las mías. De la misma manera tratará de respetar tu derecho a escoger tus propias creencias y a desarrollar tus propios valores, aunque sean diferentes de los míos.

Cuando tu actividad interfiera con lo que debo hacer para satisfacer mis necesidades, te comunicaré honesta y abiertamente cómo me afecta tu conducta, confiando en que tú respetas lo suficientemente mi persona para cambiar la conducta que me es inaceptable. De igual manera, cuando alguna de mis conductas te sea inaceptable, espero que me comuniques abierta y honestamente tus sentimientos. Te escucharé y trataré de cambiar.

En las ocasiones en que descubramos que ninguno de los dos puede cambiar su conducta para satisfacer las necesidades del otro, reconozcamos que tenemos un conflicto que requiere una solución. Comprometámonos a resolver cada uno de esos conflictos sin recurrir, cualquiera de nosotros, al uso del poder o de la autoridad para tratar de vencer a expensas de la derrota del otro.

Yo respeto tus necesidades, pero también quiero que respetes las mías. Esforcémonos siempre por encontrar una solución que sea aceptable para ambos. Tus necesidades serán satisfechas y también las mías, ninguno será derrotado, ambos venceremos.

De esta forma, tú podrás continuar tu desarrollo como persona mediante la satisfacción de tus necesidades, y yo también podré hacerlo. Nuestra relación podrá ser lo suficientemente saludable para que en ella cada uno de nosotros pueda esforzarse por llegar a ser lo que es capaz de ser. Y así podremos continuar relacionándonos el uno y el otro, con respeto, amor y paz mutuos.”

Este maravilloso escrito es de Thomas Gordon, psicólogo humanista (1918-2002). De pequeños mi madre nos colgó en cada habitación, a mi y a mis 5 hermanos, un marquito con ello y siempre me ha encantado porque nos enseña a respetar la individualidad de cada uno.  Hace poco terminé el primer album digital que le he hecho a Allegra y decidí incluir además de fotos, frases bonitas & motivadoras, y escritos como este, para que nunca le falte la inspiración para ser feliz y mejor persona.

Hablando de cosas bonitas, ¿habéis escuchado algo más impresionante que esto de Ennio Morricone – The Mission ? Desde hace más de 15 años que lo escucho y no me canso, ¡simplemente espectacular!

Siento estar ausente por aquí y en las redes, no es por nada en especial, llamémoslo una simple pausa ya que pronto estaré de vuelta. Arriba en la foto “salgo” con Allegra. Es de ayer en Milán, que fuimos a un parque y nos encontramos con atracciones navideñas. Genial ambientado. Fue la primera vez que Allegra se subía en una montaña rusa, y tan feliz. Disfrutó como una enana, nunca mejor dicho.

Un besito fuerte, con cariño

firma-alejandra

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *