¿Todo pasa por algo?

¿Crees que las cosas pasan por algo? Hace 16 días mi ordenador decidió descansar y no encenderse. Cuando vi que mi herramienta de trabajo me abandonaba, además de desesperarme un poquito, pensé ¿será por algo? ¿Será que tengo que centrarme en otras cosas durante el tiempo de reparación?  Mi amiga Teresa, que me deja siempre unas notas de voz que me levantan el ánimo esté como esté, me dijo, “Las cosas pasan por algo. Si estás sin ordenador es que a lo mejor tienes que aprovechar a hacer otras cosas que también te vienen bien” Y me recordó una frase que yo siempre digo “hay que estar cómodo con lo incomodo“.

Total que durante estas semanas he estado dándole menos a la tecla pero enriqueciéndome con otras cosas que quizás tenía más abandonadas. También he aprovechado para salir de mi zona de confort y pronto os contaré nuevos proyectos que se avecinan. Parece mentira que todo lo que nos pasa, es porque nos tiene que pasar, por mucho que no lo queramos ver así de primeras.

Esta mañana he visto que Fernando se había dejado el ordenador en casa (sí, sigo sin el mío) y he dicho, uy, corriendo escribo un post, aunque no tenga mis fotos ni ná que enseñar. Y aquí estoy.

Durante este tiempo de desconexión he aprovechado para sonreír y emocionarme ante gestos solidarios viendo como la gente se vuelca difundiendo lo importante que es ir al cine a ver la primera película que se hace 100% solidaría “Lo que de verdad importa“. Un proyecto precioso de la mano de Paco Arango para que los niños con cáncer sigan sonriendo.

También me pone la piel de gallina los muchos que levantan la mano con el fin de concienciar acerca del síndrome de Jacobsen (11q). El 28 de febrero es el día internacional de las enfermedades raras y me parece una gran iniciativa concienciar a la gente sobre estas enfermedades menos conocidas. Si queréis informaros más sobre ello, lo podéis ver en su cuenta de instagram @11qesorg. Mi foto está pendiente.

También he aprovechado este tiempo para retomar rutinas saludables como es mi agua con limón por las mañanas, y agua con clorofila líquida durante el día ya que llevaba unos días mal comiendo y mi cuerpo & piel me lo estaba pidiendo. Cuando ingerimos verduras de hoja verde, la clorofila se convierte en hemoglobina, lo cual hace que aumente la oxigenación de la sangre. De esta forma, nuestras células malignas se van eliminando y mantenemos las “buenas” funcionando de forma correcta para que disfrutemos de una salud óptima.

Llevo tiempo utilizando cremas con ingredientes naturales protegiendo mi piel de los químicos tóxicos. Es una decisión personal con la que duermo más tranquila pero me encantaría que la gente fuera más consciente de lo que se pone en su piel.  Cuando nació Allegra fui más consciente aún de esto, y ya mi labor se ha convertido en protegernos a las dos del mundo industrial. No soy ninguna extremista y si de pronto voy a un hotel y no tengo mi jabón, gel, champú, lo que toque en ese momento, utilizo lo que hay. Pero si es mi responsabilidad y puedo elegir, me decantaré por lo natural.
¿Conocéis la marca de champús Davines? La estoy utilizando para el pelo y me chifla. Ah y hace poco descubrí una marca de cosmética que creo que os va a gustar. Llevo poquito con ella  así que antes de desvelaros cuál es, voy a probarla unos días más y si veo que merece la pena compartir lo haré. Pero estoy feliz con el descubrimiento.

Bueno voy aprovechar para ir a nadar antes de recoger a Allegra a la guardería, así que os dejo y os mando un beso grande. Por cierto, mil mil gracias por los mensajes que me mandáis. A veces tardo un poquito en contestar (espero que no se me olvide ningún email y si es así reenviármelo por favor) pero me encanta que me pidáis consejos para lograr vuestros objetivos.

Espero estar de nuevo pronto por aquí y con mi ordenador

Feliz día

 

firma-alejandra

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *