querida amiga

Hoy quiero compartir un email que escribí a una seguidora en un momento que se encontraba desesperada por adelgazar y sin fuerzas de volver a empezar. Espero que os ayude porque siempre hay posibilidades de éxito hasta que dejas de intentarlo.

Querida amiga,

Hace dos años me vi en tu misma situación hasta que fui consciente de las consecuencias que me esperaban si no retomaba el plan de cuidarme. Hice un dibujo con las consecuencias que veía si no me cuidaba y si me cuidaba (dibujo). Fui consciente de lo que realmente quería, empecé a quererme más y por fin empecé a ver un cambio positivo.

Nunca había sido una chica con mas de 8 kilos de más pero tampoco había logrado estar 100% cómoda con mi cuerpo. Pero fue ahí cuando me di cuenta que:

Solo TU puedes hacer que eso cambie porque
solo depende de ti que lo hagas
No hay nada que pueda oponerse a ello si
tu DECIDES que ya llegó el momento de cuidarte y
de darte PRIORIDAD ABSOLUTA.
Es clave #elegir cuidarte, darte #prioridad, y #pensar en las consecuencias para no recaer
Y créeme,
los esfuerzos COMPENSAN enormemente para sentirte
100% cómoda contigo misma

No tirar la toalla

Cuando pecamos es importante no tirar la toalla ni machacarnos. Somos humanos y de los errores aprendemos. Antes de empezar con el blog, le daba mucha importancia cuando me saltaba “la dieta” pero este último año he aprendido a comer saludable, a no hacer dieta y a «aprender» de los errores en lugar de lamentarme de ellos. Gracias a esta nueva actitud y estilo de vida, lo llevo mucho mejor.

No compensar

Es importantísimo no compensar cuando hemos pecado (gracias Método Thinking por esta gran pauta). Es decir, no hacer mas deporte de lo que estamos acostumbrados o no comer de menos en la siguiente comida por el hecho de haber comido de mas.  Este detalle me ha ayudado a conseguir un equilibrio mental y físico. Antes siempre compensaba y era un efecto yo-yo constante. Ahora ya no. Ante todo equilibrio y sin comer menos o de más. Veo que hay mucha gente que se pone a batidos o sólo a proteínas para adelgazar y eso nos acaba perjudicando. Nos entra ansiedad y el metabolismo al comer poco se ralentiza y no quema las calorías que debería porque le damos menos comida de lo que necesita.

Creo que todas las que tenemos una relación con la comida intranquila pasamos por lo mismo. Autoestima baja, nos vemos en una rueda sin salida y dejamos de confiar en nuestra palabra. ¿Te suena, «hoy empiezo» y ver que a las 5 de la tarde nos tomamos algo que no deberíamos? Lo único bueno de todo esto es que sabemos lo que no queremos en nuestras vidas y hay veces que debemos tocar fondo para reaccionar. 

Diálogo interior

También he aprendido que hay que persistir pese a las dificultades. No es fácil pero se puede lograr si utilizamos un diálogo interior que nos anime y no haciendo lo contrario como mucha gente hace. Tipo: «Es imposible» o «lo llevo fatal». “esa comida a mi no me va a gustar” “no me da tiempo”. Esas palabras negativas tienen mucho más efecto de lo que pensamos ya que el cerebro no distingue la realidad de la ficción. Tú diálogo interior tiene que ser positivo. No pienses «no voy a poder no pecar en la merienda de amigas». Mejor piensa, «No va a ser fácil pero puedo con ello. Mañana me sentiré orgullosa y me compensará». Es CLAVE Pensar en la abundancia, lo bien que te sienta cuidarte, en lugar de el control y lo prohibido, “lo que no puedo”.

Creer que sí puedes hacerlo, lograr tu objetivo, adelgazar y visualizarte delgada es un truco que funciona. Pero hay que practicarlo sin parar y estar convencida de ello (no sólo decirlo). Convencida sintiendo tus emociones si logras tu objetivo.

Las emociones

El síntoma es comer pero hay mucho más detrás que debemos «analizar» para poder curar esa «adicción».  ¿Aburrimiento? ¿Soledad? ¿Tristeza? ¿Autoestima? Cuando damos con la causa a veces es más fácil curar la forma que comemos siendo conscientes.

¿Qué pasa si nos aburrimos? ¿Si sentimos frustración porque no podemos comer? No pasa nada. Hay que dejarlo estar. Y dejarlo pasar… Vivir ese sentimiento es bueno, no hay que evadirlo comiendo, hay que sentirlo y darnos cuenta que se irá. Todo pasa. Tanto lo bueno como lo malo.

Otro ejemplo – Si te aburres, no pasa nada. Es normal aburrirse. Acéptalo y luego haz una actividad agradable. Sí te sientes sola/triste, tampoco pasa nada. Acéptalo, llora si lo necesitas, y haz lo que te pidan tus emociones. Luego distráete con algo agradable que no te perjudique a la larga. Pero es importante tener truquitos para distraer la mente y no acudir al efecto placentero inmediato (comer) que tan acostumbradas estamos.

Ejemplos- cambiar de actividad, un baño relajante, una manicura, un masaje, tejer, lavarse los dientes antes de «pecar» (a mi la menta me quita las ganas de seguir comiendo). Cualquier actividad que mantenga la mente ocupada o concentrada ayuda.

Me apetece…

Recuerda, por mucho que TE APETEZCA comer, no significa que lo tengas que hacer. Piensa por ejemplo cuando te APETECE comprarte toda la colección de primavera de Zara. “Me apetece, bien, lo acepto. Pero no me lo puedo permitir y no lo hago.” Pues lo mismo con la comida o lo mismo con los niños pequeños cuando quieren todos los juguetes. Al principio llorarán, lo pasarán mal, pero luego se les pasará y se olvidan. Se les acaba educando a base de frustración y esa es la forma que debemos hacerlo para adelgazar.

Acepta que lo pasarás regular, porque a la larga que TE COMPENSARÁ
No te olvides de pensar en por qué empezaste cuando te den ganas de “pecar”
No sustituyas los placeres inmediatos (un poquito de…)
por el placer a largo plazo de sentirte estupenda y cómoda contigo misma. La segunda opción te llenará infinitamente más.

Mucho mucho ánimo y MIMATE mucho.
Te lo mereces

Este sábado 22 de marzo, por la tarde es el encuentro de Mimosas en Madrid. Compartiremos experiencias, trucos y nos ayudaremos a mejorar nuestro estilo de vida con el fin de ser felices con lo que tenemos. Anímate a venir. Email para las confirmaciones info@yomemimo.com

Muy feliz semana a todos

 

firma-alejandra

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *