¿Qué hubieras hecho para haberlo evitado?

Somos humanos y cuando queremos adelgazar y cumplir con un objetivo es muy común tener deslices. Muchas veces nos machacamos porque pensamos que es volver a empezar, pero en realidad es una oportunidad para hacernos más fuertes y evitar que vuelva a ocurrir lo mismo. ¿Cómo? Pues tan simple (y no tan simple) cómo analizando paso a paso lo ocurrido y responder a la pregunta ¿qué hubieras hecho para haberlo evitado?.

Pongamos un ejemplo. Son las 9 de la noche. Salgo de trabajar tras un día frenético y hoy casi no he comido porque “no me ha dado tiempo“. No tengo nada en casa preparado para cenar y me da pereza ponerme a cocinar con lo cansada que estoy. De camino a casa sólo pienso en que me apetecen unas patatas fritas, sé que no debo pero pienso y me digo “por un día no pasa nada. Y además, me lo merezco que llevo mucho tiempo a dieta” Llego a casa con un hambre voraz y… directa a las patatas. De las patatas paso al chorizo y del chorizo al pan y ya como me lo “he saltado” me tomo unas galletas….

Analicemos los errores y respondamos a la pregunta ¿qué hubiéramos hecho para haberlo evitado?”

1 :Casi no he comido” Si sabemos que puede existir la posibilidad de no tener tiempo para comer, hay que ir preparados y llevarse algo en el bolso para comer cada 3-5 horas (nueces, aceitunas, yogur, fruta, ensalada de quinoa fría…). De esta forma evitaremos llegar con hambre a la comida principal. Empezar el día con algo de proteínas como puede ser una tortilla francesa, o un bol de açai o de avena es también una gran ayuda para no pasar hambre a lo largo del día.

2No tengo nada preparado en casa” Hacer todo lo opuesto. Planificar con antelación y dejar comida preparada para no llegar con hambre voraz y comer lo primero que nos encontremos. Si tenemos opciones saludables en casa, no habrá lugar para ir a las opciones que nos dan satisfacción a largo plazo.

3Me apetece comer…” Por mucho que nos apetezca comer algo, no significa que tengamos que hacerlo. Hay que aceptar que nos pueden “apetecer” muchas cosas pero no por ello debemos actuar. No es lo mismo la apetencia y hambre y conviene ser conscientes de la diferencia para poder poner freno cuando nos lo digamos o pensemos.

4Pensar en comer patatas“. El diálogo interior tiene mucha fuerza y si nos recreamos pensando en algo que no nos va a dar satisfacción a largo plazo, vamos a acabar comiéndolo 100%. Hay que cuidar el dialogo interior y mucho! Tiene muchísima fuerza, para bien y para mal. Por norma general, primero pensamos y luego actuamos según nuestros pensamientos. Asi que debemos decirnos lo que queremos hacer para que no ocurra todo lo contrario. Y si nos encontramos con ganas de “comer patatas” pero sabemos que no nos va a hacer ningún bien, aquí toca “actuar” y decirnos “Uy cómo me apetece comerme una ensalada de lentejas y qué bien me van a sentar”.

5 Premiarnos diciendo “me lo merezco”. Te mereces comer algo que no te va a dar placer a largo plazo o te mereces comer algo que te va a ayudar a estar orgullosa de ti y que te dará satisfacción a largo plazo? ¿Acaso nos tenemos que premiar con comida como hacemos con los perros?

6Por un día no pasa nada“. Si tenemos una relación sana con la comida y estamos manteniendo nuestro peso, efectivamente, por un día no pasa nada. Pero si lo que queremos es quitarnos unos kilos, hay que centrarse en cambiar los hábitos y crear saludables. No hay pensar en las excepciones porque crea MUCHO desgaste mental y de ahí es cuando luego llega la desmotivación y cuando tiramos la toalla. Los hábitos son los que nos ayudarán a mantenernos, no hay que olvidarse.

Los deslices se pueden controlar cambiando cómo pensamos y con una buena planificación. Si te has propuesto una meta, que esa sea tu prioridad y así todo lo demás pasará a segundo plano.

¿Qué os parece?

Un beso fuerte

firma-alejandra

2 Comentarios

  • RojoMate dice:

    Gracias! Necesitaba leer justo este chute de motivación. Comparto todo lo que has dicho al 100% y lo voy a poner en práctica

  • maria luz dice:

    Y, sobre todo Alejandra, si se rompe un dia
    Dos o tres, se retoma sin sentimiento de CULPABILIDAD,ese es el exito, que es lo que tu expones, un abrazo, eres un sol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *