Pomelo, agua & chía, igual a cero antojos

¡Qué bien sienta hacer el ridículo! Esta mañana me he apuntado a una clase en el gym de Danza Pilates y además de no entender nada de lo que decía la profesora (estoy en Milán para los que seáis nuevos por aquí) me he sentido de lo más patosa y arrítmica. Pues bien, a pesar de haberme sentido totalmente perdida al principio de la clase, a la vez sentía una satisfacción tremenda por salir de mi zona de confort. ¡Ha sido muy divertido! Cada día deberíamos afrontar situaciones nuevas, ¿no os parece? ¡es fantástico!

Nunca he sido una loca del deporte. Me ha dado por rachas y lo bueno de ahora es que estoy disfrutando cada día, porque por muy poco que haga, cada día voy mejorando y para mí eso es lo importante. Pensar que hace unos meses caminar y un poco de yoga era mi ejercicio semanal,  y ahora forma parte de mi rutina. Reitero poco a poco porque es la clave para avanzar.

Hace años cuando hacía deporte sentía el ansia de querer ver los resultados cuánto antes. Me machacaba sin disfrutarlo y acababa abandonándolo por esa razón. Ahora es distinto gracias al mindfulness que le dedico cada día, …bueno y gracias a los largos en la piscina y  baños turcos que me doy cuando termino…  ¡Uy qué gusto! ¡Qué dure!

La receta de hoy se centra en la simplicidad. Porque hay días que nos volvemos locos con tantos ingredientes y hoy quería todo lo contrario. Algo fácil, por supuesto con beneficios, pero rápido de preparar. Así que he acudido al zumo de 1 pomelo con agua mineral y semillas de chía que me tomo en ayunas.

Las semillas de chía en agua nos sacian muchísimo. Son ideales si nos estamos cuidando y pasamos hambre (lo cuál no debería pasar, porque si es así es que algo no estamos haciendo bien). Pero lo que sí es cierto es que hasta que nos acostumbramos a los nuevos hábitos, beber agua con semillas de chía nos calma y quita la ansiedad si tenemos antojos. Para cada litro de agua podéis echarle 2 cucharadas soperas de semillas de chía.

La receta del zumo de pomelo no puede ser más simple. Hay que pelar el pomelo, utilizar una batidora y para conservar toda la fibra,  añadir 1 taza de agua mineral y dos cucharaditas de chía. Así de simple.

Otra receta parecida que me encanta es con zumo de limón, agua de coco y chía. A veces nos cansamos de beber agua, y estas opciones ayudan a disimular, además de hidratarnos que es fundamental.  

Os mando un beso fuerte y espero que os miméis mucho durante el fin de semana

 

 

firma-alejandra

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *