Momentos

La felicidad es un camino que escojo y lo lleno de momentos. Momentos de alegría, de ilusión, de tristeza, de desesperanza, de miedo, de bienestar, de tranquilidad. Cada uno crea su propia felicidad desde su propia percepción  y desde sus expectativas. Si yo sé que en mi camino de felicidad hay momentos de dolor, angustia y miedo puedo lidiar con ellos y no me aferro a no sentirlos. Al contrario, los acepto. Sé que cada momento en mi vida es por algo y tiene un aprendizaje detrás. Cuando vivo un momento de alegría puedo identificarlo y vivirlo plenamente porque he vivido el dolor. Sino no sabría distinguirlo. Sin sombra no hay luz. Y también sé, que como el dolor, los momentos de alegría, no duran eternamente así que lo mejor que puedo hacer es disfrutarlo. 

A veces sólo tienes que dejar de preocuparte, pensando y dudando. Ten fe en que las cosas saldrán bien, tal vez no como lo habías planeado, pero sólo es la forma en que están destinadas a ser

foto3

En el camino de cada uno hay muchos momentos de cambio que nos permiten llegar allí donde queremos. Cuando cambiamos crecemos. Muchas veces el cambio se hace desde el dolor. Siento tanto dolor que decido cambiar. Ya no me compensa. Muchos de nosotros hemos tenido que aprender a lidiar con el dolor. Pasamos mucha parte de nuestra vida intentando evitarlo y camuflarlo como sea, con tal de no sentirlo. Cuando entendemos que el dolor es nuestro gran maestro las cosas cambian. El cuerpo experimenta dolor como alerta, para avisarnos que algo no va bien. ¿Qué es lo peor que me puede pasar si siento dolor? Si me permito sentirlo sin engancharme, puedo ver el porque de ese dolor y hacer algo al respecto. ¿Puedo sentir dolor y ser feliz? Si, porque se que el dolor cuando lo acepto pasa. Esa aceptación trae la fuerza necesaria que necesito para salir del estado de dolor. Ya lo decía Carl Jung “A lo que te resistes persiste”.  Toda emoción pasa cuando la aceptamos. El problema esta cuando no la queremos sentir, que es cuando nos apegamos a el y no lo dejamos ir.

Muchas veces tenemos miedo de emociones que relacionamos con el dolor de la gente que queremos. Lo mejor que se puede hacer ante esas emociones de los seres queridos es sostener. No intentar quitarlo o evitarlo, simplemente hay que sostener. Estar presente para la persona, para que cuando este lista, salga de ese dolor para construir a través de él.  Siempre que pasamos por emociones relacionadas con el dolor, ya sea miedo, angustia o tristeza es recomendable nunca hacerlo solos. Si sé que va a pasar y por encima estoy acompañada mejor. El camino se hace mejor acompañado. 

 

En el camino de cada uno, las metas son el repostaje necesario para seguir andando. Cuando tengo una meta que cumplir sé que pasaré por distintos momentos, unos más fáciles que otros. Habrá momentos de dolor, de miedo o de angustia pero sé que van a pasar y el hecho de haberlos superado, me hará estar mucho más orgullosa de mi misma.  Sé que habrá momentos de impulso, de angustia y hasta de enfado pero todo pasa. A lo que me engancho es al sentimiento de bienestar y tranquilidad que me va a otorgar esa meta cumplida.

foto2
Si yo decido que mi felicidad consiste en momentos de alegría, miedo, dolor, angustia, tristeza, ilusión y bienestar para mi es mucho más fácil el ser feliz.  Es un alivio no esperar que mi vida sólo sea alegría. Ya que si sólo fuesen momentos de alegría yo no los valoraría. Me permito sentir y aceptar mis emociones. Si están allí es por algo.  Para mi lo más importante es sentir que yo manejo mis emociones y no ellas a mi.  Cualquier emoción es bienvenida en mi camino. Ya que estoy segura que me va a ayudar a crecer y a valorar mi vida.

Sé feliz a tu manera. Porque la felicidad no es lo que dicen los demás, sino lo que a ti te hace feliz

¿Cómo es tu camino?

 

firma-alejandra

11 Comentarios

  • vanessa dice:

    Hola Vanessa! Que alegría volverte a ver por aquí, te echaba de menos. Es que me gusta tanto la psicología y como tu lo cuentas.
    Estoy completamente de acuerdo la felicidad se compone de muchas cosas y como tu dices para saber valorar los momentos felices tb hay que pasar por otras cosas también.
    Escribe pronto, un besazo grande!

  • RojoMate dice:

    Maravilloso, Vanesa! Mil gracias por compartir tantas cosas necesarias para entendernos un poco más y seguir creciendo. Como bien dices somos luz y sombra, eso se me ha quedado grabado para siempre!

    Un beso bien #rojomate

  • Ana Marcos dice:

    Muchas gracias Vanessa! Me ha encantado lo que has escrito. Me ha emocionado y todo. No sabes lo que me ayudan tus palabras. Llegan en el momento justo. Un beso

  • B dice:

    Aceptar, aceptar nuestro cuerpo, aceptar nuestra situación personal, mental, etc. es el primer paso para cambiarlo y crecer en ese proceso.
    Me encanta todo lo que has dicho, sobre todo la frase final!! Te sigo leyendo 🙂

  • Merche dice:

    Me quedo con que todo es un aprendizaje, y creo que hay cosas que nos pasan porque tenemos que hacer un aprendizaje, y personas y situaciones que la vida nos pone cerca para superar y aprender cosas. Este blog es una de las cosas que la vida te ofrece. Muchas gracias por todo, y por tus palabras Vanesa.
    Merche

  • Miriam dice:

    Qué gusto da leer palabras que te aclaren un poco las ideas en días nublados. Hay días en los que te encuentras con un sentimiento de esos que llamamos negativo y que no sabemos cómo encajar (habitualmente, de forma negativa también), pero tener la oportunidad de que alguien te abra los ojos y que te enseñe a que esto también forma parte de nuestra felicidad ayuda y mucho!! Enhorabuena!! Ya tenéis una adepta más!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *