El mejor regalo: el perdón

Hoy os quiero hablar de uno de mis temas preferidos: el perdón y la aceptación.

Todos tenemos una tarta. La tarta perfecta. Llena de situaciones, gente, y experiencias en la cantidad exacta para hacerla perfecta para nuestro crecimiento. Cada persona tiene ingredientes y diferentes cantidades. Existe gente que necesita más dosis de amor, dolor, tristeza o emoción para crecer cómo persona. Todo tiene un sentido: hacernos crecer. Esta teoría es la que a mi me ha servido para trabajar con la aceptación y salir del bucle de los «porqués». Si me paso la vida preguntándome porque me pasan las cosas sólo voy a estancarme. Visualizar mi tarta me permite aceptar que todo pasa por algo y todo es un aprendizaje. Si en mi vida no hubiese habido los momentos de dolor hoy no sería quien soy.  Yo tengo la familia, los amigos, las hijas y demás componentes en mi vida a dosis exactas para poder crecer y ser feliz. Hay algunos que necesitamos más dosis de situaciones límite para crecer. Así funcionamos..

segundos
talge

La aceptación es el primer paso para el perdón. Cuando entiendo que cada cosa que pasa por mi vida es para ayudarme a ser quien soy, puedo aceptar y luego perdonar. El perdón es un regalo que la vida nos da cuando aprendemos a liberar los resentimientos y la tristeza que cargamos en mochilas. Las palabras perdón y perdonar provienen del prefijo latino per y del verbo latino donāre, que significan, respectivamente, “pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de” y “donar, donación, regalo, obsequio y dar”.  El perdón es un regalo. El perdón lo conseguimos cuando aceptamos que de nada sirve cargar emociones tóxicas que vuelven a nosotros cada vez que recordamos eso que no perdonamos. El perdón libera y nos permite seguir nuestro camino. ¿Cómo se que he perdonado? Cuándo recuerdo ese momento o a esa persona y ya no duele.

corazon
corazones-

En la vida estamos perdonando y nos están perdonando continuamente. Es parte del proceso de aprender a aceptar eso que la vida nos regala. Yo en consulta trabajo muchísimo con el perdón y un denominador común es el amor. La mayoría de las veces esa persona que nos hizo tanto daño no tenía esa intención, incluso se pueden dar situaciones en las que el otro no es consciente del daño que nos ha hecho o provocado. Pero es el amor a nosotros mismos que nos da la fuerza para liberar esas mochilas de dolor. Cuando soy la prioridad y veo que  el resentimiento sólo me limita y me llena de dolor es cuando puedo liberarlo.

perdon

Muchas veces a los primeros que nos tenemos que perdonar es a nosotros mismos, aceptándonos tal y como somos. Nos enfadamos porque no reaccionamos como esperábamos, porque no somos tan perfectos como queríamos…. Pero sobretodo, de lo que no nos damos cuenta es que nuestra perfección reside en esa imperfección. Cuando soy consciente que no soy perfecta y que no lo tengo que ser,  es lo que me permite seguir mi camino y puedo seguir aprendiendo.

Yo decido liberar todas mis mochilas para poder caminar sin trabas y lista para las sorpresas que la vida me tiene preparada.

¿Tu qué decides?

Un abrazo

firma-alejandra

12 Comentarios

  • vanessa dice:

    Buenos dias tocaya!

    Simplemente maravilloso el block de hoy. Que bueno,efectivamente creo que el perdón es lo mas importante de todo.
    Me viene genial haber leido esto porque estoy en un momento de mi vida que no me acepto y me estaba replanteando mi caracter. Tengo mucho resentimiento conmigo pero mi vida no ha sido facil.
    Vanessa,tu que me aconsejarias?a veces suelo leer libros de autoayuda.
    un besazo grandisimo!

    • Hola Vanessa.
      Me alegro mucho que te haya gustado. Si, el perdón no es un tema fácil y todos llevamos nuestras propias historias. Hay muchas terapias que ayudan a trabajar con el perdón. También hay muchos libros que pueden ayudarte. La Ley del Espejo de Yoshinori Noguchi es muy bueno. Luego hay autores que hablan mucho del perdón como Louise L Hay, Marianne Williamson, Debbie Ford,Gregg Braden y muchos mas.Espero te sirva mi respuesta. Un abrazo.

  • Enrique dice:

    El desencadenante del perdón, es la culpa, el de la culpa el acto incorrecto y es el manejo de la culpa lo que motiva la recurrencia del perdón.
    La persistencia del acto que genera culpa y que se alivia con el perdón genera un círculo muy potente, por ejemplo en el catolicismo.

    Pero… ¿qué hacemos por mejorar? ¿nos vale con el perdón como recurso a mano para evitar malestar?
    Si el objetivo de la vida es crecer, el perdón ni avanza ni retrocede. SImplemente te deja en el mismo sitio dónde estabas antes.

    Dicho de una forma popular, no me des peces, enséñame a pescar.

    • Hola Enrique.
      Cada uno tenemos un punto de vista y es muy respetable. Yo desde mi experiencia como terapeuta siempre que he trabajado el perdón, el paciente libera cargas y crece como persona. Por regla general, siempre que nos aceptamos a nosotros mismos y a los demás crecemos. Yo creo que el perdón es un trabajo que tenemos que hacer cada uno de nosotros de forma personal. Pero cada uno tenemos nuestra historia, nuestros aprendizajes y nuestras propias creencias. Como he dicho antes todas los puntos de vista son muy respetables. Un abrazo.

      • Enrique dice:

        Vanesa; obviamente los puntos de vista son todos respetables y mientras no atenten contra la libertad de otras personas, claro.
        Pero el perdón no existiría sin el acto (hiriente, en este caso) y sin el correspondiente reconocimiento del dolor provocado, a lo que llamamos culpa o lo que tú, en tu respuesta tan amable, llamas carga.
        Y estoy de acuerdo contigo que el perdón es un trabajo personal, tanto para perdonar como para querer ser perdonado. Lo que me preocupa más es la percepción que cada uno podamos tener de la ofensa y la culpa ¿nos han ofendido o queremos sentirnos ofendidos? ¿es ofensivo lo que hemos hecho o simplemente está mal visto y lo que debe cambiar es la interpretación?

        El perdón en sí, aislado, sin tratar el acto previo es como poner un molino de agua en un lago tranquilo; sin corriente que lo mueva no aprovechas su verdadera finalidad.

        • Hola Enrique, Estoy deacuerdo contigo en que si no liberamos las cargas o culpa el perdón no sucede. El perdón debe ser desde dentro sin ser vistimas y para nosotros. Y s, por regla general es nuestra percepción de los actos lo que nos duele, pero si conseguimos liberar esa emoción y lo despersonalizamos el perdón es mucho más fácil. Un abrazo,

  • Vanessa dice:

    Hola guapisima!

    Muchísimas gracias de verdad por contestarme, voy a buscar el libro que me has recomendado sin falta.
    Hoy tengo un dia muy alegre y con energia así que lo tengo que aprovechar.
    Espero que actualices lo antes posible, me parecen super interesantes tus post, me encantan.

    Un abrazo enorme!

  • RojoMate dice:

    WOW! Me encanta el post Vanessa. Me quedo con que el perdón no cambia el pasado, pero sí el futuro.
    Gracias!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *