Cómo superar los atracones

El otro día mientras pintaba un mueble auxiliar para la cocinita de Allegra, me di cuenta lo que ayuda hacer manualidades para nuestra paz interior y controlar nuestros impulsos. Al poco recibí un email de una seguidora del blog que lo está pasando mal con el tema de los atracones y me hizo pensar además de ponerme en sus pies.

Me gustaría tratar el tema de atracones con más profundidad, porque no es tan simple como dar pautas para controlarlo… Por mucho que conozcamos la teoría, hay un gran paso a ponerlo en práctica. ¿Y porqué será? Hay muchos factores que influyen, no sólo lo que comemos a lo largo del día nos daría pie a un atracón (como puede ser seguir una dieta proteica), pero también una falta de alimentos primarios tiene mucho que ver. Algunos ejemplos de alimentos primarios son: profesión, relaciones, actividad física, práctica espiritual.

¿Puedes recordar un momento en tu vida en el que estabas profundamente enamorado? Todo lucía brillante y cálido, los colores eran vivos y la vida estaba llena de motivos para sonreír. Sentías la felicidad en su estado puro ante la presencia de tu pareja. Estabas radiante en todos los aspectos y la comida era algo secundario.
Piensa ahora en un momento en el que estuviste involucrado en un proyecto de trabajo muy emocionante. Creías en lo que estabas haciendo con todo el corazón y te sentías confiado y motivado.  El tiempo se detenía y el mundo exterior sencillamente desaparecía – ya muy tarde, te acordabas de comer.
Ahora recuerda alguna vez en la que estabas deprimido o en la que experimentabas un momento de baja autoestima – te estabas muriendo de hambre por alimentos primarios. Ninguna cantidad de comida secundaria hubiera podido satisfacerte. No hubiera importado lo mucho que comieras, nunca te habrías sentido satisfecho. La necesidad de amor, poder, o simple reconocimiento no hubiera sido remediada por la comida en exceso.

La nutrición es una fuente secundaria de energía. Los alimentos primarios, o fuentes no alimentarias de nutrición, son las que realmente nos satisfacen.

Es horrible lo mal que se pasa cuando estamos dándole vueltas a la cabeza pensando en que quiero comer algo que no debería y luego no tener control sobre nuestros pensamientos que nos dicen, “no te conviene”, “no te compensa”, pero lo hacemos igualmente ¿Os ha pasado alguna vez?

Es agotador ver cómo sabes lo que debes hacer, lees sobre todo lo sano que hay y lo mucho que hay que cuidarse, pero a la hora de la verdad, hay “algo” que te lleva como si fuera un imán a esa satisfacción inmediata, sin forma de pararte.

Pintando el mueble para mi hija (le estoy haciendo un mini mercadito, inspirado en lo que hace Macarena Bilbao que me parece todo ideal) me di cuenta que es una forma fantástica de estar distraídos con una actividad, y no pensar en comida ni en los móviles. De esta forma utilizamos nuestras manos, como haríamos comiendo pero esta manera evita estar dándonos un atracón. Por supuesto que el deporte sería otro gran aliado, pero no siempre tenemos la moral ni las ganas para movernos, así que vivan las manualidades.

Si estás pasando por una racha regular, sin poder controlar tus acciones acudiendo a la comida, te recomiendo que leas este post para que analices lo que te está pasando.  Luego me encantaría que compartieras conmigo (comentando abajo) si has pasado por algo similar y qué es lo que te ha ayudado a sentirte más fuerte. Y si no lo has superado también, así entre todos nos ayudamos a superar estas rachas.

Recuerda, siempre es más efectivo curar la causa que el síntoma.

Un besito fuerte

firma-alejandra

2 Comentarios

  • Teresa dice:

    Qué bien explicado está todo, Alejandra! Gracias por recordarnos lo que de verdad importa. ♥️

  • Noa dice:

    Muy buen post!! La verdad que yo ahora mismo estoy en uno de esos momentos de bajón total total tengo ganas de comer muchisimo aunque se que no está bien pero si no lo hago me entra una gran ansiedad y supongo que tristeza o bajón moral no se …. Pero bueno supongo que poco poco se ira pasando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *