¿Comes para calmar un vacio?

¿Eres de las que por la noche te atarías a la cama para no ir a la nevera y atacar cualquier cosa que encuentres? ¿Eres de las que no sabes qué hacer a la vuelta de trabajar y decides comer para no aburrirte? ¿Eres de las que te enfadas y en lugar de solucionar el problema prefieres quedar con amigas (o sola) para “gochear“? Pues sí, no eres la única que sufre hambre emocional y es más común de lo que piensas. Lo bueno, es que como casi todo en este mundo, hay solución. Siempre es bueno pensar que no hay problemas, sino soluciones.

Es horrible pensar que no tenemos autocontrol en estas situaciones. Que nos dejamos llevar por nuestros impulsos cuando en realidad no queremos actuar de esa forma. Que a pesar de saber que nos arrepentiremos de comer aquello que se nos ha puesto entre ceja y ceja, lo haremos. Hoy justo me ha mandado mi gran amiga Teresa una foto de un gato mirando una tarta gigante con el título “Cuando dudas entre ser feliz o flaca”. A cuántas personas les pasará o nos ha pasado esto mismo.

¿No sería más inteligente si estamos aburridos, HACER algo en lugar de comer? ¿No sería más inteligente si estamos tristes, ponernos música y ver el lado bueno del problema, en lugar de comer? ¿No sería más inteligente si estamos cansados, descansar, en lugar de comer? No sería más inteligente si… 

Nosotras sabemos perfectamente qué es lo que nos convendría hacer en esos momentos pero en lugar de hacer lo que realmente curará ese estado emocional, vamos a lo fácil, a la satisfacción inmediata. A veces nos volvemos perezosos y preferimos lo rápido (el comer para darnos esa satisfacción inmediata), pero en realidad nos hacemos muy poco favor actuando sin conciencia. ¿Os acordáis del post dónde hablaba de cómo conseguir aquello que nos proponemos? Pues este post encontraréis cómo dar más peso a lo que realmente queréis conseguir.

Además os quiero proponer qué hagáis una lista de esas situaciones que asociáis con comer y que hagáis otra lista paralela con actividades para cada situación. Es decir, si siempre que os vais a la cama pensáis en comer, la situación sería *Ir a la cama y la lista de actividades alternas serían *leer un libro, hacerme un masaje de pies, prepararme una manzanilla… Cuántas más opciones tengáis para ese momento, mejor preparadas estaréis y más autocontrol tendréis.

Por supuesto no va a ser fácil si ya tenemos el hábito de acudir a la comida para calmar una emoción pero con esfuerzo se consigue. Y con esfuerzo me refiero a pasarlo regular. Como siempre digo, no porque un niño quiera comprarse todos los juguetes de la tienda, se los va a comprar. Pues lo mismo tenemos que hacer. No porque nos “apetezca” comer algo, significa que lo tengamos que hacer. Hay que aceptar ese sentimiento de “apetito”, aparcarlo, respirar y adelante. Pero hay que esforzarse, claro que sí, y más cuando llevamos años actuando de la forma equivocada.

Si aprendemos a estar cómodos con lo incómodo, cada día nos resultará menos incomodo

Pero muchas veces esto ocurre porque no seguimos una dieta equilibrada. ¿Sabías que los antojos se deben por 6 principales razones?

♥ Carencia de alimentos primarios
♥ Falta de nutrientes
♥ Deshidratación
♥ Desbalance alimentos Ying y Yang
♥ Hormonal
♥ Estacional

Pensamos que los cereales, las legumbres, e incluso la verdura nos engordan así que decidimos limitarlo. Luego nuestro cuerpo nos pide dulce y lo que realmente nos dice es que le faltan nutrientes. Nosotros nos pensamos que nos pide una galleta pero en realidad nos está pidiendo alimentos de verdad y nada mejor que acudir a verduras dulces (tipos la zanahoria, calabaza, nabo, remolacha, batata), cereales (tipo la avena, el mijo), las legumbres, las semillas, etc

Los superalimentos también son ideales para complementar nuestras dietas, en smoothies, ensaladas, desayunos.. Nos ayudarán enormemente a encontrarnos con energía y a lograr perder esos kilos sin pasarlo mal.

Cuando os encontréis a diario con estas situaciones de querer pegaros un atracón os animo a que valoréis 1) El plan de alimentación que seguís. Si son nutrientes lo que estáis ingiriendo o si son calorías vacías. Y 2) Los alimentos primarios de vuestra vida.  Os recomiendo que leáis este documento alimentos-primarios (por favor no tengáis en cuenta la traducción).

Y recordad, no existe la fuerza de voluntad, existe un buen equilibrio entre los alimentos primarios, secundarios (una dieta equilibrada) y vuestras prioridades.

Por cierto, este fin de semana estaré dando un taller acerca del mundo detox en el Glamour Sport Summit. Me encantará veros si tenéis la oportunidad de ir. Tiene una pinta estupenda todo lo que están organizando. Yo daré el taller el sábado y el domingo de 16h30 a 17h30, y me quedaré un ratito más por si queréis consultarme cualquier duda o simplemente charlar. ¡Qué ganas!

Un beso fuerte a todos

firma-alejandra

1 Comentario

  • RojoMate dice:

    Me encanta el post, Alejandra! Gracias por compartir tantas cosas que nos ayudan ya que, a veces, nos sabes poner nombre a lo que nos pasa y tú nos ayudas a identificarlo y a ponerle solución.

    Un beso fuerte

    Teresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *